Ensanchando las nociones de lo visual

 

Entrevista a Pedro Meyer
por José Raúl Pérez (Publicada en 1998)

 

Pedro Meyer es una de las figuras más activas dentro de la fotografía mexicana en las últimas décadas. Además de una prolífica labor autoral que incluye más de 125 exhibiciones, cuatro libros y dos CD-ROM, Meyer ha encabezado diversas actividades de carácter gremial y participado de manera destacable en la difusión y discusión en torno a la fotografía. En 1987 se traslada a Estados Unidos para realizar un proyecto con el apoyo de la fundación Guggenheim. Desde ese año divide su actividad entre México y el país vecino. Pionero de la fotografía digital, su obra reciente es un ejemplo notable de la integración de nuevas tecnologías a la imaginería fotográfica.

 

JRP: El término “fotografía digital” es nuevo y se presta a malentendidos por el abuso que se está haciendo de él. ¿Qué debemos entender por fotografía digital?

 

PM: Bien, voy a empezar diciéndote lo que no es. La foto digital no es sólo imágenes que están alteradas. Existe la idea generalizada, malentendida, de que la fotografía digital es sinónimo de fotografía alterada. Esto definitivamente no es el caso. Tú puedes hacer fotografías digitales que responden a lo que se conoce como fotografía directa. En una foto digital, el origen puede tener una cantidad muy diversa de fuentes: puede ser de un negativo blanco y negro, un negativo original en color, puede ser una diapositiva, puede ser un video, puede ser tomada con una cámara digital. A pesar de esta cantidad diversa de orígenes, la imagen se convierte en digital a través del escaneo, o en el caso de las cámaras digitales, ya cuando la tomas es un equivalente del escaneo. Cuando el origen es de video, tienes que transformar la señal de video en digital, porque la señal de video todavía no es digital, aun cuando ya comienza a haber cámaras de video que registran en este formato, con la oportunidad de realizar imágenes en movimiento o fijas, y con la suficiente calidad como para que sean aprovechables. Esto es una transición muy interesante.

 

A pesar de la posibilidad de hacer fotografías digitales “directas”, gran parte del uso que se está dando a esta tecnología está relacionado con la imagen alterada, retocada. Es mi parecer que, al manipular una fotografía, se juega con las expectativas del espectador, esto es: para que la foto retocada tenga credibilidad, debe apelar a los mismos códigos de lectura de la foto tradicional, a ciertos supuestos relacionados al vínculo fotografía–verdad que, al ser puestos en crisis, provocan sorpresa ante la nueva imagen...

 

Bueno, yo no juego con eso, aunque no lo puedo evitar. Es más, creo que todo mi discurso va en contra de esa credibilidad de la imagen. Lo que he dicho todo el tiempo es: ¡aguas, esa credibilidad es absurda! Creo que la interpretación de la imagen fotográfica, en la medida en que se libere de esa representación de la realidad, va a ser mucho más rica como fotografía, va a ser mucho más rica como elemento de comunicación, va a ser mucho más rica en todos los sentidos. Lo que esa credibilidad ha hecho es lastrar a un medio con una condición que es hipócrita, falsa y presuntuosa, y que es aprovechada de una manera tramposa por muchísimos en la industria de la comunicación, no nada más fotógrafos. Te puedo citar cantidad de ejemplos bárbaros que te demuestran que la gente ha usado es credibilidad de una manera tramposa. Hoy en día la están usando. Por lo tanto si el mundo, si la sociedad revisa sus criterios con respecto a eso, llegará a la conclusión de que la fotografía no es sinónimo de la verdad, sino la representación de lo que alguien, en este caso el fotógrafo, intenta comunicar. Regresemos la fotografía al ámbito de lo que puede ser la equivalencia con la palabra: con la palabra puedes hacer poesía, puedes hacer un contrato, puedes hacer una novela, un reportaje, puedes hacer muchas cosas. La palabra te da para todo eso. Tú sabes cuando la palabra es una poesía o cuando es un contrato. Si me vas a leer un contrato como si fuera un poema, pues no funciona.

 

 

Regresar a Índice Mover a siguiente página
Página 1/4

 

 

PERFIL | CONTACTO | INICIO
Copyright © 1992 - 2010 José Raúl Pérez

Diseñado por eSYNTAX