En el umbral entre la noche y el día

 

Entrevista a Gerardo Suter
por José Raúl Pérez (Publicada en 1997)

 

La obra de Gerardo Suter destaca como una de las más consistentes de los fotógrafos de su generación. Nacido en Argentina en 1957, aunque mexicano por adopción, Gerardo desarrolla tempranamente un estilo personal que incluye la manipulación del soporte fotográfico y, principalmente, la del sujeto, lo cual va a contracorriente de las prácticas fotográficas más difundidas en nuestro país a principios de los 80’s. La influencia de este autor en las generaciones que le siguen es innegable y, si para la mirada actual sus primeros trabajos ya son más accesibles de lo que fueron hace quince años, su obra ha tenido la virtud de presentar una evolución constante dentro de líneas temáticas y formales muy claras, que la colocan hoy por hoy como una de las propuestas más sólidas dentro del marco de la fotografía mexicana.


JRP: ¿Cómo te inicias en la fotografía?

 

GS: Mi formación es totalmente autodidacta, se da a través de leer, revisar cuestiones técnicas de la foto, por un lado, y por otro lado, de ver mucha fotografía. Paralelamente empecé a trabajar como fotógrafo profesional en áreas muy particulares que después siento que influyeron mucho en mi trabajo: el teatro, la danza y, durante mucho tiempo, fotografía relacionada con el arte, de reproducción de obras. Entonces se puede decir que toda esta formación fotográfica vino de varios campos.

 

¿Sigues haciendo trabajo comercial?

 

No, ya no.

 

¿Por qué lo dejas? ¿Se puede combinar con el desarrollo de obra personal?

 

Todo es cuestión del tiempo y la concentración que le inviertas a las cosas. Lo último que he estado trabajando me implica tiempo completo, o lo haces de tiempo completo o serían proyectos que no podrías sacar. Entonces he tenido que dejar todo el trabajo comercial que había hecho para dedicarme 100% a esto.

 

¿De dónde proviene tu interés por la fotografía?

 

Creo que es uno de esos misterios en que no sabes qué es lo que te atrapa. Yo creo que una de las cosas principales por las cuales estoy interesado en la foto es, antes que nada, por esa magia que tenía el medio: podías ir a un lugar, atrapar un fragmento de la realidad, llevarlo y hacerlo aparecer después en el cuarto oscuro. Esa parte mágica es de las cosas más fuertes que todavía sigo teniendo, como la puede tener cualquier gente que empieza con la foto. Ahora bien, yo empecé hace muchos años, tenía 12 ó 13 años, y no es realmente una cuestión consciente el porqué la escogí. Luego uno empieza a pensar: “Bueno, alrededor de qué estoy dando vueltas constantemente con la fotografía...” Me di cuenta que estoy dándole vueltas al tiempo, dándole vueltas a la memoria, dándole vueltas a una serie de constantes mismas de la fotografía. Viéndolo a la distancia, puedo decir que escogí la fotografía porque era el medio, el lenguaje idóneo para hablar sobre el tiempo y sobre la memoria. La fotografía fue para mí el camino ideal para resolver esas dudas o preguntas que tenemos cotidianamente, casi de carácter filosófico.

 

 

Regresar a Índice Mover a siguiente página
Página 1/5

 

 

PERFIL | CONTACTO | INICIO
Copyright © 1992 - 2010 José Raúl Pérez

Diseñado por eSYNTAX